viernes, enero 22

«El peso que tiene la Mesa de Enlace no quiere decir que los trabajadores nos tengamos que sumar a sus planteos»

José Voytenco, flamante secretario General de la Unión de Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre), habló en exclusiva con InfoGremiales y tocó todos los temas. El cambio de perfil de la organización, el regreso del gremio a la CGT, el acercamiento a la gestión de Alberto Fernández, la filiación política del Partido FE, la relación con la Mesa de Enlace, las condiciones laborales de la actividad y el trabajo en negro.

En la oficina que ocupa en el Renatre, organismo dedicado entre otras cuestiones del sector a la lucha contra el trabajo en negro, el chaqueño aclaró que «buscamos darle una nueva impronta» al sindicato, ratificó que «la Uatre es un gremio peronista», anticipó el pedido de un bono de fin de año y garantizó: «Primero están los intereses de los trabajadores y del país».

InfoGremiales: ¿Pensás darle un vuelco a la política que tuvo la Uatre?

José Voytenco: Estoy empezando por acomodar la casa. La idea es dar un vuelco de 180 grados para empezar a trabajar desde las bases, acercar toda la estructura a los dirigentes de base, a las delegaciones del interior del país y empezar a construir desde las bases hacia arriba.

IG: ¿Esa fue una carencia del gremio?

JV: No, creo que es algo que debería considerarse por todas las organizaciones gremiales. Te lo digo porque yo soy del interior y todos los que construimos desde el interior vemos un distanciamiento de las conducciones nacionales con las conducciones de base. Es una disociación que existe y que yo quiero acercar. No podemos nosotros en Capital Federal definir lo que va a hacer la gente en el interior o cómo es la realidad que se vive en el interior. Tenemos que acercarnos a las bases para poder definir políticas.

IG: ¿Y respecto a la política sindical?

JV: En el esquema gremial la idea es volver a los orígenes porque este es un gremio que siempre estuvo militando en la CGT. La idea es regresar a la entidad madre, de donde nunca tuvo que haber salido y apuntar a la unidad del movimiento obrero. Eso es lo único que nos puede garantizar tener una herramienta para defender los derechos de los trabajadores.

IG: ¿Desde algún espacio o armado?

JV: Nosotros tenemos un abanico de posibilidades. Tenemos que juntar todos los armados que hay en la CGT y unificar el movimiento obrero en una conducción que contenga todos. Los armados dispersos lo que hacen es atomizar al movimiento obrero y lo debilitan. Tenemos que estar unidos para que el sector político nos respete y nos de la contención que merece el movimiento obrero.

IG: ¿Esa síntesis sería con un Secretario General o con un cuerpo colegiado?

JV: Habría que buscar la vuelta. Tiene que salir por consenso. Lo que tiene que hacer es aglutinar a todo el movimiento obrero argentino. No hay otra variable que nos permita empoderarnos y defender las banderas de los trabajadores.

IG: ¿Te sentís más cercano a alguno de los nombres que suenan para conducir la CGT?

JV: Tiene que ser fruto de una mesa de consenso. Con todos los que suenen he tenido una charla y una buena recepción. Nosotros hasta hace un tiempo veníamos distanciados de la CGT y lo que quiero es recuperar ese espacio para la Uatre.

IG: También hubo un giro en la política partidaria con un acercamiento al Frente de Todos

JV: El gremio tiene un partido que fue creado por Venegas, el Partido FE, que va a seguir existiendo, pero este es un gremio peronista. Desde lo personal yo me inclino más hacia el PJ. Yo soy un militante del PJ de toda la vida y lo del Partido FE se dio en una circunstancia particular. Seguimos siendo peronistas y vamos a estar donde vaya el peronismo.

IG: ¿Hay chance de que el Partido FE integre el Frente de Todos?

JV: Donde tengamos la estructura de FE y podamos negociar con la estructura del PJ vamos a estar juntos, y donde no exista FE vamos a estar dentro del PJ.

IG: Además de tener una vinculación con JxC el gremio tenía una relación muy fuerte con la Mesa de Enlace

JV: Con las entidades tenemos que tener una relación porque formamos parte del mismo sector. Ahora, eso trasladado a la política nacional, tenemos que sentarnos a hablar. Yo hace un mes que estoy acá, todavía no me reuní con los Presidentes. En los próximos días no veremos porque tenemos que definir cómo cerrar el año y seguramente saldrá algún planteo político sectorial: ellos como empleadores y nosotros como trabajadores. Llegado su momento veremos como definimos la cuestión. Lo que sí te digo es que nosotros políticamente lo que decidamos es lo que favorezca a los trabajadores. El peso que tiene la Mesa de Enlace no quiere decir que nosotros como trabajadores nos tengamos que sumar a sus planteos. Yo tengo una posición muy clara: primero están los intereses de los trabajadores y del país.

IG: En la discusión de «cómo cerrar el año» puede surgir la discusión de un bono de fin de año?

JV: Hay varios puntos que quedan pendientes. En la agenda de trabajo nos queda un bono de fin de año y el reconocimiento del porcentaje de zona desfavorable que le corresponde a los trabajadores y no se está pagando. Es algo que está legislado pero que en algunas zonas no se está cumpliendo.

IG: La otra particularidad de la actividad es el porcentaje de trabajo en negro?

JV: Nosotros tenemos un gran desafío por delante. Según los números del Indec del segundo trimestre de este año hablamos de más de 500 mil trabajadores en negro. Estamos hablando de más del 60% de trabajadores en negro en la actividad. 
Nosotros tenemos un acuerdo con el Ministerio de Trabajo y este año firmamos una complementaria de ese acuerdo para establecer una reciprocidad de las actas. Tenemos poder de policía con el Renatre y todas las actas que hacemos se las pasamos al Ministerio. Y viceversa. Esa reciprocidad nos permite optimizar los recursos.

IG: ¿Hay un problema de rentabilidad que pueda utilizarse como excusa para justificar el trabajo en negro?

JV: Yo creo que esta porción de trabajadores en negro existe porque gran parte de la economía de la actividad está en negro. Ahí faltan controles de todos lados: laborales, fiscales, impositivos. Hay que empezar a trabajar en ese sentido. Además en medio de todo ese trabajo en negro hay trata de personas, explotación, trabajo infantil. Es un abanico de delitos que podés encontrar en las inspecciones. Por eso hemos sumados un convenio con Gustavo Vera que está en el comité de lucha contra la trata de personas para buscar un resarcimiento desde el punto de vista de los Derechos Humanos.