jueves, octubre 6

El gobierno citó al moyanismo para debatir sobre la transformación de planes en empleo formal

El Gobierno activó la revisión de la asistencia social. Hubo reunión de Juan Zabaleta con los gobernadores de Catamarca, Chaco, Formosa y Santiago del Estero y otra, de Daniel Scioli y Julián Domínguez con Pablo Moyano, Cristian Jerónimo, Mario «Paco» Manrique y Omar Plaini. Buscan que «todos los actores» del tejido productivo nacional se involucren en la generación de empleo genuino para los 7 millones de trabajadores de la economía popular.

El Gobierno avanza en el desarrollo de herramientas que promuevan una «mayor equidad distributiva» en la Argentina y, con ese objetivo, motorizó en las últimas horas reuniones con gobernadores y dirigentes sindicales, en el marco de un debate que gira en torno a cómo convertir la asistencia estatal en empleo formal para los trabajadores de la economía popular.

«El Gobierno nunca va a dejar de tomar decisiones en función de la distribución de la riqueza», con el objetivo de «una mayor y mejor equidad distributiva en la Argentina», reflexionó el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, luego de reunirse el miércoles con los gobernadores Gildo Insfrán (Formosa), Jorge Capitanich (Chaco), Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Raúl Jalil (Catamarca).

La idea del encuentro apuntó a trazar «estrategias» para articular el rol de los estados provinciales en el camino de transformación del programa Potenciar Trabajo en empleo registrado, según informó el Ministerio.

Las acciones y prácticas para formalizar el trabajo encuadrado en la llamada economía popular son parte de un debate en el seno del gobernante Frente de Todos (FdT), luego de que la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner pidiera -días atrás- que «la aplicación de las políticas sociales no siga tercerizada», en alusión a la administración de algunos de los programas por parte de los movimientos sociales.

El presidente Alberto Fernández reiteró que es necesario «darle reglamentación» a las organizaciones sociales porque -dijo- la economía popular «ha llegado para quedarse», pero con una mayor injerencia estatal, a través de los Estados provinciales y las comunas.

En esa línea se expresaron tanto Zabaleta como la portavoz de Presidencia, Gabriela Cerruti.

Con todo, el Presidente volvió a priorizar su gratitud a los movimientos sociales por haber «contenido una Argentina desbordada», pero diferenció a las organizaciones que llevan adelante un «trabajo importante» de otras que no lo hacen.

También, el flamante ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli, junto a Zabaleta y a su par de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Julián Domínguez, se reunió el miércoles con representantes sindicales para repasar las políticas públicas orientadas al empleo.

Scioli postuló un trabajo «transversal con otros ministerios y los compañeros de los gremios para reinsertar al mundo productivo a las personas que tienen planes».

De ese encuentro participaron el secretario general del Sindicato de Empleados de la Industria del Vidrio y Afines de la República Argentina (Seivara), Cristian Jerónimo; el secretario general adjunto del Sindicato de Camioneros, Pablo Moyano; el secretario general adjunto del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), Mario Manrique, y el senador provincial y secretario general del Sindicato de Canillitas, Omar Plaini.

La reunión está atada a la premisa del Gobierno en cuanto a que «todos los actores» del tejido productivo nacional se involucren en la generación de empleo genuino para los 7 millones de trabajadores de la economía popular.

«Estamos trabajando día a día para transformar los planes en empleo formal y eso requiere de articular con Gobiernos provinciales y municipales y también con el sector privado, sindicatos y sectores de la economía popular», aseguró Zabaleta.

Acompañado por el viceministro Gustavo Aguilera y por la secretaria de Inclusión Social, Laura Alonso, Zabaleta firmó en las últimas horas dos convenios de asistencia alimentaria con las provincias de Chaco y Santiago del Estero.

«Vamos a cuidar a los beneficiarios, los vamos a acompañar a que recuperen el empleo y los vamos a seguir fortaleciendo en el marco de la economía social», declaró hoy en diálogo con la emisora Nacional Rock.

En este contexto, diputados del FdT que integran movimientos sociales reivindicaron hoy la importancia de esas organizaciones en la «construcción de una mejor democracia» y la «ampliación de los derechos para el sector» y remarcaron que no son «formas tercerizadas de ayuda social» ni «muros de contención para darle tranquilidad a los políticos» sino «agentes de transformación social».

«Frente al debate suscitado en estos días en torno al rol de los movimientos populares y los llamados planes sociales, creemos que desde la política debemos ofrecer soluciones superadoras que puedan sintetizar las contradicciones y resolver los problemas de nuestros compatriotas más vulnerados», enfatizaron.

Lo hicieron a través de un comunicado firmado por los diputados del Movimiento Evita Leonardo Grosso y Eduardo Toniolli; los de la CC, Juan Carlos Alderete y Verónica Caliva; la legisladora de Barrios de Pie, Natalia Souto; y los tres del Frente Patria Grande, Natalia Zaracho, Itai Hagman y Federico Fagiolli, alineados con Juan Grabois.

En el texto, los diputados exigieron además el «pronto tratamiento» en el Congreso del proyecto para establecer el Salario Básico Universal, entre otras leyes.

En paralelo, Unidad Piquetera, que agrupa a organizaciones de izquierda, postergó hoy las protestas a la espera de un encuentro con Zabaleta la semana próxima.

«Hemos aceptado la propuesta del Ministerio -Desarrollo Social- de extender el cuarto intermedio hasta la semana que viene. Por lo tanto, postergamos las medidas de fuerza votadas en nuestro plenario de delegados», manifestó el referente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni.