sábado, enero 29

A la carga contra el trabajo no registrado

En la tarde de ayer en el Salón de los Pueblos Originarios la presidente Cristina Fernandez de Kirchner anunció que enviará al congreso un proyecto de ley que busca atacar el trabajo no registrado. La normativa servirá como régimen de promoción de empleo y pondrá el acento en los microemprendedores .

«En el primer año de vigencia de la ley se prevé registrar 300.000 nuevos empleos, y reducir a 30% la proporción de puestos no registrados y completar 650.000 en el segundo año, y bajar a 28% el empleo en negro», anunció la Presidente.

El proyecto de ley llegará hoy al Congreso de la Nación con la finalidad de «favorecer a 290.000 microempleadores que son los que tienen las mayores dificultades por los altos costos laborales, con un aporte fiscal de 4.150 millones de pesos que beneficiará a los empleadores, de los cuales 65% son microemprendedores, a diferencia de los 90», dijo Cristina Kirchner.

La iniciativa propone un Régimen Permanente del Sistema de Seguridad Social de reducción del 50% de las contribuciones patronales para todos los trabajadores, actuales y nuevos, para quienes emplean hasta cinco personas y se extiende a 7 empleados, para quienes aumenten la nómina en forma permanente.

Asimismo, se propone un Régimen de Promoción del Trabajo Registrado con un beneficio para quienes ocupan hasta 15 trabajadores, consistente en la reducción del 100% de las contribuciones patronales para cada nuevo puesto de trabajo en el primer año y de 75% para el segundo; para quienes tengan una nómina de 16 a 80 trabajadores el descuento se fija en 50% y las empresas con más de 80 personas recibirán una baja de contribuciones del 25% por cada uno de los nuevos trabajadores contratados por tiempo indeterminado.

La Presidente anunció además que «se van a extender los convenios de corresponsabilidad gremial que rigen para actividades rurales para todas las actividades que tienen temporalidad» y que esa característica pueda afectarlas.

Además, ayer se anunció que se castigará el «fraude laboral» con la supresión de todos los beneficios fiscales a quienes se les detecten empleados no registrados, a través del monitoreo del registro que tiene el Ministerio de Economía de todas las empresas que recibe algún subsidio del Estado nacional. Para esa tarea la primera mandataria pidió la colaboración de los sindicatos.

Este proyecto de ley se centra en el trabajo no registrado, principal problema del mercado laboral argentino. Si tomamos en cuenta el último relevamiento de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC el porcentaje de trabajo en negro es de 34,5%. Esto quiere decir que en números absolutos el empleo no registrado alcanza a algo más de 4,7 millones de personas.

El núcleo duro de trabajo en negro se encuentra en microempresas. En ese sector encontramos que el 70% del trabajo en negro se produce en empresas de hasta cinco empleados por lo que el proyecto hace eje en el corazón del problema.