Otros 10 despidos en la multinacional Nevares

Otros 10 despidos en la multinacional Nevares

La empresa Compañía Americana de Alimentos, subsidiaria de la multinacional Nevares, despidió a diez trabajadores sin motivo. El año pasado la empresa ya había cesanteado a 68 personas.

La empresa de alimentos que administra la multinacional Nevares anunció el despido de diez trabajadores en su planta de la ciudad bonaerense de Luján, que aún no fueron notificados por telegrama. Los despidos en la fábrica ya suman casi 78 en los dos últimos años.

La medida de la alimenticia vuelve a poner al sector alimenticio bonaerense en foco por despidos.

Según consignó el portal InfoAlimentación, los trabajadores fueron notificados la semana pasada, aunque todavía no recibieron los telegramas. A los despidos se suman las denuncias de los trabajadores de condiciones precarias de trabajo.

Una de las trabajadoras cesanteada se declaró sorprendida que aún no había recibido el telegrama, por lo que no tenía información del motivo del despido.

“Fuimos a preguntar por qué y no nos dieron ninguna razón. Supuestamente era una orden de Tortuguitas a la que no le encontramos sentido porque sinceramente éramos de las personas que más trabajamos. Ahora les falta gente que servía mucho”, explicó.

Los despidos se enmarcan en una estrategia de rotación y precariedad laboral constante llevada adelante por la gerencia de la empresa.

De esos 10 despedidos, tres eran trabajadores de la planta, mientras que al resto se le estaba por acabar el contrato por temporada.

“Lo suelen hacer para no efectivizarlos y a nosotros para que nos sume antigüedad. La producción se mantenía. En el sector de bombón que estaba yo, se mantuvo el mismo ritmo de trabajo”, explicó Mazzina, quien llevaba un año trabajando en la fábrica de la localidad de Carlos Keen.

Además, desde hace tiempo, se denuncian condiciones de trabajo irregulares: “No hay delegado, no está el sindicato presente, no tenés agua caliente en el comedor y no te dan zapatos de seguridad, algo que es obligatorio”, detalló la trabajadora.

Por otra parte, contó que “nos cambiaron el Día de la Bandera por el paro (del 25 de junio) y nos pagaron ese feriado. No nos reconocieron nada. Y así muchas cosas en cuanto a las circunstancias del trabajo. Es un clima muy precario, son feas las circunstancias de trabajo por las que tienen que pasar las personas día a día”.