El día que el Indec marcó 24,8% para 2017, Triaca dijo que la meta de inflación del 15% para 2018 es realista

El día que el Indec marcó 24,8% para 2017, Triaca dijo que la meta de inflación del 15% para 2018 es realista

El día que Indec sepultó, por mucho, los pronósticos del oficialismo para 2017, el ministro de Trabajo dijo que los pronósticos de inflación del gabinete económico “son realistas y certeros”. Además consideró desafortunada la frase de Barrionuevo.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, confió en que las paritarias 2018 se cierren alrededor de un 15%, tal la inflación pronosticada por el Gobierno luego del cambio de metas, que elevó la pauta del 10 a cinco puntos porcentuales más. Consideró que “se trata de una estimación realista y certera” sobre la evolución que tendrán los precios este año.

“El Gabinete económico estimó la inflación en el 15% y creemos que es una estimación realista y que va a ser certera. Creemos que van a estar entorno de eso las negociaciones”, analizó.

En diálogo con Radio Mitre, el funcionario aseguró que tanto en 2016 como en 2017 “la expectativa de inflación fue muy distinta a la inflación con la que se terminó cada año”.

“Este año no es distinto, siempre se empieza con una expectativa de inflación superior a la que terminó siendo. Claramente ha habido una baja en la inflación que todos los economistas lo vienen señalando”, agregó.

Las palabras de Triaca llegaron el mismo día que el Índice de Precios al Consumidor a nivel nacional marcó una suba en diciembre de 3,1%, el dato más alto en un año y medio (y peor a lo previsto), mientras que a lo largo de 2017 sumó 24,8%, casi ocho puntos porcentuales por encima del techo de la metal oficial (17%).

El ministro consideró, además, desafortunada la frase de Barrionuevo sobre que los gobiernos que persiguen a los sindicalistas terminan mal y rechazó que algo así ocurra ahora con la serie de detenciones de dirigentes gremiales.

“Fue una frase desafortunada. Lo de Barrionuevo no nos impacta en lo más mínimo, no nos impacta”, apuntó.

Y aclaró que el Gobierno “no tiene una actitud persecutoria con los gremios”. “No hay una voluntad manifiesta de ir detrás de tal o cual gremio”, subrayó.

“La negociación paritaria lleva varios meses. Cada negociación representa una situación con respecto a su sector, a la realidad de lo que se se puede pagar, a lo que demandan los trabajadores”, agregó.