Despidos en la multinacional alimenticia Nevares

Despidos en la multinacional alimenticia Nevares

Las 10 cesantías fueron notificadas la semana pasada, aunque todavía los empleados no recibieron los telegramas. En los últimos meses, hubo despidos a “cuenta gotas”. Además, denunciaron condiciones laborales precarias.

La empresa Compañía Americana de Alimentos, subsidiaria de la multinacional Nevares, otra vez es noticia por despidos: la semana pasada fueron echados 10 trabajadores sin causa, que se suman a otros desplazados “a cuenta gotas” durante junio para evitar conflictos.

El miércoles por la noche, cuando Milagros Mazzina se presentó a su puesto de trabajo, le notificaron de la intempestiva decisión y no la dejaron ingresar. “Todavía no nos mandaron el telegrama”, detalló la trabajadora despedida al portal local El Civismo.

En ese contexto, se reunieron con la directora de Recursos Humanos de la fábrica para pedir explicaciones: “Fuimos a preguntar por qué y no nos dieron ninguna razón. Supuestamente era una orden de Tortuguitas a la que no le encontramos sentido porque sinceramente éramos de las personas que más trabajamos. Ahora les falta gente que servía mucho”, explicó.

Los despidos se enmarcan en una estrategia de rotación y precariedad laboral constante llevada adelante por la gerencia de la empresa. De esos 10 despedidos, tres eran trabajadores de la planta, mientras que al resto se le estaba por acabar el contrato por temporada. “Lo suelen hacer para no efectivizarlos y a nosotros para que nos sume antigüedad. La producción se mantenía. En el sector de bombón que estaba yo, se mantuvo el mismo ritmo de trabajo”, explicó Mazzina, quien llevaba un año trabajando en la fábrica de la localidad de Carlos Keen.

Además, desde hace tiempo, se denuncian condiciones de trabajo irregulares: “No hay delegado, no está el sindicato presente, no tenés agua caliente en el comedor y no te dan zapatos de seguridad, algo que es obligatorio”, detalló la trabajadora.

Por otra parte, contó que “nos cambiaron el Día de la Bandera por el paro (del 25 de junio) y nos pagaron ese feriado. No nos reconocieron nada. Y así muchas cosas en cuanto a las circunstancias del trabajo. Es un clima muy precario, son feas las circunstancias de trabajo por las que tienen que pasar las personas día a día”.