CUSTODIOS reclama por la precarización del sector

CUSTODIOS reclama por la precarización del sector

Al iniciar 2018, el secretario general del gremio de Custodios, Christian López, reitera las deficiencias del sector que afectan tanto a los trabajadores como a los que reciben el servicios de vigilancia.

Christian López, secretario general del Sindicato Unidos Trabajadores Custodios Argentinos (S.U.T.C.A) vuelve a denunciar a las empresas de seguridad privada, resalta la falta de cumplimiento del convenio Colectivo de Trabajo y de las leyes laborales. La injerencia de los clientes en el esquema de precios y la precarización laboral de los trabajadores.
“… Mil empresas de seguridad privada actúan en el Área Metropolitana empleando 85.500 trabajadores. Sin embargo el 80% de ellas no cumple con la Ley de Contrato de Trabajo. Tampoco lo hacen con el Convenio Colectivo de Trabajo, que paradójicamente está hecho a la medida de la patronal y le resta derechos a los compañeros emanados de las leyes laborales y de la propia Constitución Nacional. Estas empresas en su inmensa mayoría fueron creadas en la década del 70 por militares, muchos de ellos implicados en delitos de lesa humanidad. Armaron así, junto a un sindicato ahora intervenido, un perverso sistema destinado exclusivamente al disciplinamiento, al hostigamiento y al trabajo esclavo. Este andamiaje utiliza el cambio de lugar y hora de trabajo como castigo “legal” destinado a acallar las voces de rebeldía y a minar cualquier intento de organización sindical“, señala López.
En el mismo sentido también señaló que  en la actualidad hay empresas que siguen abonando el aguinaldo en cuotas, hasta en 12 e incluso  el salario en varios tramos. Evaden aportes previsionales y liquidan parte del salario en negro, con la consiguiente evasión de aportes al fisco. No brindan los cursos de capacitación correspondiente con lo cual afectan tanto a los trabajadores como a los clientes que toman los servicios de custodia. También señaló deficiencias tanto en los servicios de ART como de obra social que padecen los trabajadores de la actividad.

A esto hay que sumarle la injerencia de los clientes en la formación de precios. Los grandes centros comerciales, los bancos y el sector público imponen precios viles en las licitaciones produciendo como consecuencia un servicio de baja calidad y la mala liquidación de haberes , presentando a la seguridad privada como un costo, cuando en realidad es un valor agregado, ya que la misma atrae a más clientes por sentirse custodiados o permiten vender más inmuebles. Asimismo, marcó la injerencia de las Cooperativas como una verdadera estafa laboral, que bajo esa figura jurídica esconden grandes empresas que estafan al estado y a los trabajadores, presentándolos como socios que no son. Lamentablemente el empresario de seguridad con tal de agarrar un contrato nada le importa, aunque se afecte la integridad de sus trabajadores o se vulnere la de sus clientes. Funcionan de esta manera como una verdadera Mafia. Hemos hecho cerca de 1.000 denuncias a los organismos de control, con toda la documentación pertinente y hemos recibido pocos resultados.
Finaliza Christian López: “…el círculo cierra con trabajadores con ingresos por debajo de la línea de la pobreza, con jornadas laborales de 12 horas o más. Con servicios lejos de sus hogares. Con poco tiempo para descansar y pasar tiempo con la familia y con una actividad desbastada”