Acuña anticipó que pedirá 30% en paritarias y empieza a marcarse el pulso salarial 2019

Acuña anticipó que pedirá 30% en paritarias y empieza a marcarse el pulso salarial 2019

Anticipándose a la discusión salarial, el titular de los estacioneros de servicio, Carlos Acuña, advirtió que el 30% será el piso del reclamo. “La situación de las Estaciones de Servicio no es mala”, señaló.

Con la llegada de un nuevo año se renueva una discusión clásica en la Argentina: las paritarias. En marzo, el Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio, Garages y Playas de Estacionamiento comenzará un proceso de diálogo con los empresarios para llegar a un acuerdo y allí estarán puestas las miradas por tratarse de uno de los integrantes del binomio de secretarios generales de la CGT

Según proyecciones de distintas consultoras, este 2019 podría cerrar con un 30 por ciento de inflación, número que está sujeto a múltiples variaciones, tanto por el precio del dólar como por los aumentos de tarifas, por mencionar dos factores importantes.

Carlos Acuña explicó que este año pelearán para que “no se siga perforando la capacidad de compra de los trabajadores y si es posible recuperar parte del salario real perdido del año pasado”.

En declaraciones al portal especializado Surtidores, el dirigente aseguró que fijarán un piso del 30 por ciento sobre el cual discutir las paritarias pero que podría ampliarse si es que la inflación crece más de lo esperado.

“Si tenemos que tomar medidas de fuerza debido a la pérdida del poder adquisitivo, lo vamos a hacer”, advirtió Acuña.

En este sentido, el dirigente recordó que en 2018 los salarios quedaron a la baja no sólo con respecto a la inflación sino a la rentabilidad de las Estaciones de Servicio.

“El combustible aumentó entre un 70 y un 80 por ciento, mientras que el aumento salarial fue de un 40 por ciento y la inflación de la canasta básica estuvo por encima del 50 por ciento”, precisó Acuña.

Y remató: “La situación de las Estaciones de Servicio no es mala”. Si bien, el dirigente reconoce que se han cerrado algunas expendedoras, señala que también han abierto otras. “Así que tan mal no les va”.